viernes, 20 de septiembre de 2019

613- Caso Clínico: Amebiasis en transmisión sexual

Anne Claire Billet, Arnaud Salmon Rousseau, Lionel Piroth, and Capucine Martins. Una infección de transmisión sexual subestimada: amebiasis. BMJ Case Rep. 2019; 12(5): e228942. Infectious diseases, Centre Hospitalier Universitaire Dijon-Bourgogne, Dijon, France,

Resumen

La Entamoeba histolytica es un parásito patógeno cosmopolita. Se propaga a través de la ruta feco-oral y, en menor medida, a través de relaciones sexuales. Presentamos un caso de amebiasis hepática e intestinal en un hombre de 67 años que nunca había viajado a un área endémica. Las investigaciones de tomografía computada abdominal detectaron dos abscesos hepáticos y colitis crónica. Tuvo serología amebiana positiva y una prueba de PCR positiva para E. histolytica. En el líquido hepático y las heces se confirmó el diagnóstico. El metronidazol curativo y el tiliquinol-tilbroquinol se administraron con éxito. El paciente había sido contaminado a través de relaciones heterosexuales con su pareja francesa que era portadora del parásito. Aunque es inusual, la amebiasis como resultado de la transmisión sexual debe considerarse en áreas no endémicas en personas que nunca han viajado al extranjero, especialmente en presencia de síntomas clínicos como abscesos hepáticos o diarrea crónica.

Introducción

La entamoeba histolytica es un protozoo que causa una infección intestinal no febril o una infección hepática febril, y es la tercera infección parasitaria con mayor mortalidad. La amebiasis es muy prevalente en los países de ingresos bajos y medios y se transmite principalmente por vía feco-oral.  En los países de altos ingresos, la amebiasis generalmente ocurre en migrantes y viajeros que regresan de áreas endémicas. En menor medida, también puede transmitirse sexualmente, en particular con hombres que tienen sexo con hombres. Los casos autóctonos auténticos europeos son escasos. Presentamos aquí un caso raro de amebiasis autóctona contraída heterosexualmente.

Presentación del caso

En julio de 2018, un francés de 67 años ingreso en un hospital por dolor de hígado asociado con fiebre. Estaba tomando irbesartan 300 mg por día para la hipertensión crónica. Estaba retirado del servicio público y tenía una pareja francesa. Nunca había viajado fuera de Europa. Seis meses antes, tuvo diarrea sanguinolenta no febril (5 a 15 deposiciones por día). Consultó a su médico general solo 3 meses después del inicio de los síntomas. El cultivo de heces bacterianas fue negativo en este momento. Tomo ciprofloxacina 500 mg dos veces al día durante 7 días que no fue efectiva. Tres meses después, se presentó en la sala de emergencias con dolor en el cuadrante superior derecho, asociado con fiebre durante las últimas 48 horas. Tenía fiebre (38.5°C), la presión arterial era de 120/60 mm Hg y su pulso regular de 110 lpm. Informó haber perdido 5 kg en los últimos 6 meses. Su cuadrante abdominal superior derecho era hipersensible, pero no había hepatomegalia clínica o ictericia. No se detectó ninguna otra anomalía. 

Sus resultados en sangre fueron los siguientes: hemoglobina 117 g/L, glóbulos blancos 20×10 (9)/L (principalmente neutrófilos), proteína C reactiva 298 mg/L, bilirrubina total 10 µmol/L, creatinina sérica 90 mmol/L, alanina transaminasa (ALT) 38 U/L, aspartato transaminasa (AST) 23 UI /L y  albúmina sérica 19 g/l. El resultado del VIH fue negativo y no hubo hipogammaglobulinemia. La TC abdominal y pélvica mostró dos abscesos hepáticos en los segmentos VI y VII (58 y 67 mm de diámetro, respectivamente),  signos de colitis crónica y proctitis....... 


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a su  traducción al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den ak mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-Farmacéutico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina

domingo, 15 de septiembre de 2019

612- Giardiasis

Hooshyar H, Rostamkhani P, Arbabi M, Delavari M. Infección por Giardia lamblia: revisión de las estrategias diagnósticas actuales. Gastroenterol Hepatol Bed Bench. 2019;12(1):3-12. Giardia lamblia infection: review of current diagnostic strategies. Department of Medical Parasitology, School of Medicine, Kashan University of Medical Sciences, Kashan, Iran.

Resumen

La giardiasis es una parasitosis que tiene una distribución global, es una causa común de diarrea en niños y adultos y se transmite por vía fecal-oral a través de la ingestión directa o indirecta de quistes. El diagnóstico de laboratorio de Giardia spp. se basa principalmente en la demostración de quistes microscópicos o trofozoítos en muestras de heces, pero también se dispone de varios ensayos inmunológicos y métodos moleculares para el diagnóstico de las mismas. El objetivo de este estudio fue realizar una revisión de los métodos aplicados en el laboratorio clínico y resaltar las dificultades y sus desafíos para el diagnóstico de giardiasis. En este artículo, hemos evaluado los métodos de diagnóstico de Giardia con una amplia revisión de la literatura, las bases de datos electrónicas y los libros. La búsqueda ha cubierto los artículos y algunos libros de texto que se han publicado hasta 2018.  Se ha llegado a la conclusión de que la combinación tradicional de microscopía con concentración de heces todavía debe mantenerse en el laboratorio clínico de rutina debido a que sons ensayos económicos, de alta sensibilidad y de base inmunológica, y métodos moleculares que se recomienda usar como prueba complementaria a la técnica tradicional

Introducción 

El agente etiológico de la Giardiasis, Giardia duodenalis (G. intestinalis, G. lamblia ) es uno de los protozoos intestinales más frecuentes como flagelado humano. El ciclo de vida de las especies de Giardia es simple y está incluido en dos formas activas: trofozoíto y quística.

Este parásito se transmite por vía fecal-oral a través de la ingestión directa o indirecta de quistes infecciosos. El período de incubación varía de 9 a 15 días después de la ingestión de quistes. Los síntomas de infección varían desde la ausencia de síntomas hasta diarrea acuosa aguda, náuseas, dolor epigástrico y pérdida de peso.

La prevalencia de la infección por Giardia es mayor en los países en desarrollo. Más de 200 millones de casos de giardiasis se diagnostican anualmente en todo el mundo. Desde 2004, la Giardia ha sido incluida en la "iniciativa de enfermedades desatendidas" por la Organización Mundial de la Salud. La tasa de infección en niños asintomáticos se ha notificado de 8% a 30% en países en desarrollo y de 1-8% en regiones industrializadas. La aparición de giardiasis es probablemente mayor en individuos con diarrea.

La prevalencia de giardiasis humana en diferentes regiones de Irán se ha informado de 1,2% a 38%  En pacientes inmunocomprometidos, la Giardia no se considera un patógeno oportunista que causa síntomas prolongados y enteritis. En individuos infectados por el VIH, los síntomas de la giardiasis son similares a los individuos VIH negativos y su prevalencia se ha reportado entre 1.5% y 17.7%. En Irán la prevalencia de giardiasis se informó en un 3,1% en pacientes con VIH / SIDA en Irán.

Leer el artículo completo


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a su  traducción al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-Farmacéutico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina



martes, 10 de septiembre de 2019

611- Toxoplasmosis congénita

Yvonne A. Maldonado, Jennifer S. Read. The American Academy of Pediatrics, Committee on Infectious Diseases. Diagnóstico, tratamiento y prevención de la toxoplasmosis congénita en los Estados Unidos Pediatrics. 2017, 139 (2)

Resumen 

La toxoplasmosis congénita (TC) es una enfermedad parasitaria que puede causar un daño fetal y neonatal significativo. Los esfuerzos coordinados de las mujeres embarazadas, los investigadores, los médicos y los encargados de formular políticas de salud con respecto a las posibles medidas preventivas primarias y secundarias para la TC y su implementación pueden llevar a una menor incidencia de la TC, así como a menores tasas de morbilidad y mortalidad asociadas a la TC. En los Estados Unidos, la seroprevalencia ajustada por edad de Toxoplasma gondii entre las mujeres en edad fértil (15–44 años) ha disminuido con el tiempo (15%, 11% y 9% en 1988–1994, 1999–2004 y 2009– 2010, respectivamente. Entre las mujeres nacidas solamente en Estados Unidos, las tasas de seroprevalencia durante estos períodos de tiempo fueron del 13%, 8% y 6%, respectivamente). Así, aproximadamente el 91% de las mujeres en edad fértil en los Estados Unidos son susceptibles a infección por toxoplasma . Si estas mujeres se infectan durante el embarazo y no se diagnostican ni se tratan, pueden dar a luz a un bebé con TC. Sin embargo, es probable que la incidencia de infección primaria aguda sea muy baja en la era actual y probablemente sea mucho más baja que el 1.1 de cada 1000 mujeres embarazadas reportadas originalmente en la década de 1960.

Introducción

Hay 3 formas en que puede ocurrir la TC. Primero, la TC puede desarrollarse a través de la transmisión de T gondii al feto de una madre inmunocomprometida previamente seronegativa que adquirió una infección primaria aguda durante el embarazo o dentro de los 3 meses anteriores a la concepción. En segundo lugar, la TC puede ocurrir a través de la reactivación de la toxoplasmosis en una mujer embarazada inmune previamente con T. gondii que estaba gravemente inmunocomprometida durante el embarazo. En tercer lugar, la TC puede producirse después de la reinfección de una madre embarazada previamente inmune con una nueva cepa más virulenta (p. Ej., después de un viaje internacional o después de comer carne poco cocida de áreas donde predominan las cepas atípicas más virulentas).

En las cohortes de mujeres que se han sometido a pruebas de detección rutinarias durante el embarazo y tratadas en consecuencia, una vez que se diagnosticó la infección primaria, la tasa de transmisión de madre a hijo (TTC) fue menor del 5% después de una infección materna primaria muy temprana en el embarazo, pero las tasas de TTC fueron mucho más alto con infecciones maternas agudas adquiridas más tarde en el embarazo (15%, 44% y 71%) después de las seroconversiones maternas [infecciones primarias agudas] a las 13, 26 y 37 semanas de gestación, respectivamente.  El riesgo de TMM en mujeres no tratadas puede ser mayor. Los factores (cualquiera o una combinación) asociados con un mayor riesgo de TMI son los siguientes: (1) infección aguda por T gondii durante el embarazo, (2) afecciones inmuno-comprometidas, (3) falta de tratamiento anteparto, (4) niveles altos de virulencia de la cepa gondii  y (5) alta carga parasitaria.

La incidencia de TC, según los datos publicados acumulativos tempranos en the New England Newborn Screening Program durante un período de 12 años (1988–1999), fue de 0,91 casos por 10000 nacidos vivos, lo que se habría traducido en el nacimiento de aproximadamente 365 bebés con CT en los Estados Unidos cada año. La incidencia de TC disminuyó después de 1999 y, en los últimos 9 años (2006-2014), fue de aproximadamente 0,23 casos por 10 000 nacidos vivos. La verdadera incidencia de TC en los Estados Unidos podría ser mayor, ya que la sensibilidad de la prueba de detección del recién nacido (prueba de inmunoglobulina [Ig] M) es de aproximadamente 50% a 75%, y las pérdidas fetales atribuibles a la TC grave no se contaron .

Leer el articulo completo


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a su  traducción al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-Farmacéutico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina



jueves, 5 de septiembre de 2019

610- Chagas y transmisión sexual

Gomes C, Almeida AB, Rosa AC, Araujo PF, Teixeira ARL. Tripanosomiasis americana y enfermedad de Chagas: transmisión sexual. Int J Infect Dis. 2019 Apr;81:81-84- Laboratory of Morphology and Morphogenesis, Institute of Biology, Federal University of Goiás, Goiânia, Brazil.

Resumen

Objetivo:  Contribuir a la discusión sobre los resultados de la investigación que indican la transmisión sexual de la tripanosomiasis americana y la enfermedad de Chagas en humanos.

Métodos:   Se realizó una revisión de la literatura para investigar las rutas de transmisión de los parásitos Trypanosoma cruzi y evaluar la distribución de la enfermedad de Chagas, que ahora se encuentra en los cinco continentes.

Resultados: El perfil epidemiológico de la tripanosomiasis estadounidense, que todavía se considera una enfermedad desatendida de los pobres de América Latina, ha cambiado con el tiempo. Un estudio basado en la familia demostró que el protozoo de sangre T. cruzi puede transmitirse sexualmente de hombres y mujeres infectados a nuevos compañeros.

Conclusiones:  La evidencia de que la enfermedad de Chagas puede transmitirse sexualmente, junto con la migración de individuos con enfermedad de Chagas a países que anteriormente no eran endémicos y un aumento en los viajes a países endémicos, tiene implicaciones para la salud pública. Se requiere una mejor detección de los suministros de sangre y la atención prenatal para prevenir la propagación congénita.

Introducción

La tripanosomiasis americana, también conocida como enfermedad de Chagas, es endémica en las zonas rurales de América del Sur, donde los parásitos Trypanosoma cruzi son simpátricos a los vectores de insectos triatominos hematófagos. La migración de personas infectadas por T. cruzi al hemisferio norte y de los viajeros a países endémicos probablemente ha hecho de la tripanosomiasis americana un desafío global, ya que estas infecciones pueden transmitirse de madre a descendencia (transmisión vertical) mediante transfusión de sangre, órganos donados, y por contaminación de trabajadores de hospitales y laboratorios. 

La enfermedad de Chagas es una carga social y económica, y los centros clínicos especializados en varios países han empleado personal calificado para brindar atención médica a los pacientes y sus familia. La experiencia derivada de estos centros nacionales se considera importante, porque los problemas asociados con la aparición de la enfermedad de Chagas ya no se pueden subestimar

La infección aguda de T. cruzi  suelen ser asintomáticas y no reconocido, aunque aproximadamente el 5% de los niños infectados puede mostrar fiebre, dolor de cabeza, somnolencia, taquicardia, edema y falta de aliento. La morbilidad y la mortalidad en la fase aguda de la infección son bajas, ya que en las últimas tres décadas se registraron un promedio de cuatro muertes debido a la enfermedad aguda. La fase intermedia crónica del T. cruzi cursa toda la vida La infección se produce en ausencia de manifestaciones clínicas. Sin embargo, aproximadamente el 30% de las personas con infección crónica desarrollan la enfermedad de Chagas. La enfermedad de Chagas crónica mata a personas debido a megaviscera e insuficiencia cardíaca. La polineuropatía y los síndromes neuroendocrinos se observan raramente........


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a su  traducción al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-Farmacéutico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina


viernes, 30 de agosto de 2019

609- Control de calidad y riesgo del paciente

Kimberly Scott. Desafiando el status quo en el control de calidad. Clinical Laboratory News June 13, 2019

"Un enfoque en el riesgo del paciente está impulsando cambios a viejos paradigmas"

A pesar de saber que los errores en las pruebas pueden causar graves daños al paciente, demasiados laboratorios clínicos están realizando solo la cantidad mínima de control de calidad (QC) requerida por la regulación y recomendada por los fabricantes, lo que lleva a algunos en la industria a pedir que los laboratorios adopten medidas más sólidas y enfoques de control de calidad estadístico (SQC) diseñados para centrarse en el riesgo del paciente.

Un estudio reciente de las prácticas actuales de SQC en laboratorios de EE. UU encontró que 21 laboratorios académicos líderes encuestados suelen emplear dos límites de control de desviación estándar (SD) a pesar de su alta tasa de falso rechazo conocida. También encontró que los laboratorios generalmente usan un número mínimo de mediciones de control por corrida (dos) y con frecuencia realizan la frecuencia mínima de SQC, explicó James Westgard, PhD, fundador de Westgard QC (Am J Clin Pathol 2018; 150: 96-104) . "Sobre la base de esta encuesta, parece que las prácticas actuales de control de calidad se basan en el mero cumplimiento de los mínimos requisitos exigidos por la  CLIA, en lugar de las mejores prácticas para la atención del paciente", dijo Westgard.

CLIA requiere que los laboratorios cuenten con procedimientos de control de calidad para monitorear la exactitud y precisión del proceso de prueba completo. Bajo CLIA, los laboratorios deben realizar al menos dos niveles de controles externos en cada sistema de prueba  y cumplir con todos los requisitos de especialidad/subespecialidad en las regulaciones de CLIA para pruebas no suspendidas.

Para minimizar el control de calidad al realizar pruebas para las cuales las recomendaciones de los fabricantes son menores que las requeridas por CLIA (como una vez por mes), el  Centers for Medicare and Medicaid Services (CMS) han brindado orientación a los laboratorios sobre cómo desarrollar un plan de control de calidad individualizado. (IQCP) que implica realizar una evaluación de riesgos de posibles fuentes de error en todas las fases de la prueba y establecer un plan de control de calidad para reducir la probabilidad de errores.  Sin embargo, el desarrollo de un IQCP es voluntario y muchos laboratorios eligen no adoptar dicho plan, en lugar de optar por el requisito de CLIA de dos niveles de control de calidad cada día. "Para la comparación de las mejores prácticas, la guía CLSI C24-Ed4 [Clinical and Laboratory Standards Institute] para el control de calidad estadístico recomienda que las estrategias de SQC se basen en la calidad requerida para el uso previsto", señaló Westgard. “Por lo general, esto se define como 'error total permitido', la imprecisión observada y el sesgo del procedimiento de medición, las características de rechazo del procedimiento SQC y el riesgo de daño por errores no detectados, como los que se basan en el modelo de riesgo del paciente de Curtis Parvin. ”

El paciente en el  foco

Curtis Parvin, PhD, un líder de larga data en el control de calidad del laboratorio clínico, ha sido fundamental para cambiar el enfoque del control de calidad para poner más énfasis en cómo las fallas podrían afectar la atención del paciente. Su modelo de riesgo del paciente MaxE (Nuf) predice el aumento máximo esperado en el número de resultados de pacientes erróneos informados y en los que se actúa cuando se produce una condición fuera de control en un procedimiento de medición, dada la estrategia de control de calidad de un laboratorio.

Ese énfasis en los pacientes ayudó a informar la última versión del "Control de calidad estadístico para procedimientos de medición cuantitativos" de CLSI, la directriz C24-Ed4 a la que Westgard hace referencia, que se actualizó por última vez en 2016. La cuarta edición ahora está más estrechamente alineada con el riesgo para el paciente.  utilizado en otra directriz CLSI, EP23, “Control de calidad de laboratorio basado en gestión de riesgos”, explicó Parvin, quien presidió el comité de actualización C24 cuando trabajó en BioRad. 

"El EP23 define el riesgo del paciente como la combinación de la probabilidad de que ocurra un daño al paciente y la gravedad de ese daño", dijo Parvin. "Cuanto mayor sea la gravedad esperada del daño para el paciente, menor será la probabilidad de ocurrencia para que el riesgo sea aceptable…….


Pagina relacionada: N° 7


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a su  traducción al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-Farmacéutico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina

domingo, 25 de agosto de 2019

608- HIV: recomendaciones USPSTF-USA

Owens DK, Davidson KW, Krist AH, Barry MJ, Cabana M, Caughey AB, Curry SJ, Doubeni CA, Epling JW Jr, Kubik M, Landefeld CS, Mangione CM, Pbert L, Silverstein M, Simon MA, Tseng CW, Wong JB. Detección de infección por HIV : US Preventive Services Task Force Recommendation Statement.  JAMA. 2019 Jun 11. Veterans Affairs Palo Alto Health Care System, Palo Alto, California.  Stanford University, Stanford, California y otros

Resumen:  Aproximadamente 1.1 millones de personas en los Estados Unidos viven actualmente con el HIV , y más de 700 000 personas han muerto de SIDA desde que se reportaron los primeros casos en 1981. En 2017, hubo aproximadamente 38 300 nuevos diagnósticos de infección por HIV. La prevalencia estimada de la infección por HIV entre personas de 13 años o más en los Estados Unidos es del 0,4%, y los datos del CDC muestran un aumento significativo en los diagnósticos de HIV a partir de los 15 años. Se estima que 8700 mujeres que viven con el HIV dan a luz cada año en los Estados Unidos. El HIV se puede transmitir de madre a hijo durante el embarazo, y la lactancia. La incidencia de la infección perinatal por HIV en los Estados Unidos alcanzó su punto máximo en 1992 y ha disminuido significativamente después de la implementación de la detección prenatal de HIV de rutina y el uso de terapias y precauciones efectivas para prevenir la transmisión de madre a hijo.

Objetivo:  Actualizar la recomendación del US Preventive Services Task Force (USPSTF) de los EE. UU. sobre la detección de la infección por HIV en adolescentes, adultos y mujeres embarazadas.

Revisión de la evidencia: El USPSTF revisó la evidencia sobre los beneficios y daños de la detección de la infección por HIV en adolescentes y adultos no embarazadas, el rendimiento de la detección de la infección por el HIV a diferentes intervalos, los efectos de iniciar la terapia antirretroviral (TAR) en un recuento de células CD4 mayor o menor. y los daños a largo plazo asociados con los regímenes de TAR actualmente recomendados. El USPSTF también revisó la evidencia sobre los beneficios (específicamente, el riesgo reducido de transmisión de la madre a hijo de la infección por HIV ) y los daños de la detección de la infección por HIV en las mujeres embarazadas, el rendimiento de la detección repetida de HIV a diferentes intervalos durante el embarazo, la efectividad de los regímenes de TAR actualmente recomendados para reducir la transmisión de la infección por el HIV de madre a hijo y los daños de la TAR durante el embarazo a la madre y al bebé.

Recomendaciones: El USPSTF encontró evidencia convincente de que las pruebas de HIV actualmente recomendadas son altamente precisas para diagnosticar la infección por HIV . El USPSTF encontró evidencia convincente de que la identificación y el tratamiento temprano de la infección por HIV son beneficiosos para reducir el riesgo de eventos relacionados con el SIDA o la muerte. El USPSTF encontró evidencia convincente de que el uso de TAR es de gran beneficio para disminuir el riesgo de transmisión del HIV a parejas sexuales no infectadas. El USPSTF también encontró evidencia convincente de que la identificación y el tratamiento de las mujeres embarazadas que viven con la infección por HIV es de gran beneficio para reducir la tasa de transmisión de madre a hijo. El USPSTF encontró evidencia adecuada de que el TAR está asociado con algunos daños, incluidos los daños neuropsiquiátricos, renales y hepáticos, y un mayor riesgo de parto prematuro en mujeres embarazadas. El USPSTF concluye con alta certeza que el beneficio neto de la detección de la infección por HIV en adolescentes, adultos y mujeres embarazadas es sustancial.

Conclusiones y recomendaciones : El USPSTF recomienda la detección de la infección por HIV en adolescentes y adultos de 15 a 65 años. Los adolescentes más jóvenes y los adultos mayores que tienen un mayor riesgo de infección también deben ser examinados. La USPSTF recomienda la detección de la infección por HIV en todas las mujeres embarazadas, incluidas aquellas que se presentan con TAR al momento de su presentación o cuyo estado del HIV es desconocido. 


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a su  traducción al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-Farmacéutico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina

martes, 20 de agosto de 2019

607- Virus de Epstein Barr /Mononucleosis

Anders Fugl, Christen Lykkegaard Andersen. El virus de Epstein-Barr y su asociación con otras enfermedades: una revisión de relevancia para el diagnostico y la práctica general. BMC Fam Pract. 2019; 20: 62. The Copenhagen Primary Care Laboratory  Database, Section of General Practice and The Research Unit for General Practice, Department of Public Health, University of Copenhagen, Copenhagen, Denmark

Resumen

Antecedentes  

Los médicos generalistas se encuentran con la gran mayoría de pacientes con enfermedad relacionada con el virus de Epstein-Barr, como por ejemplo la mononucleosis infecciosa en niños y adolescentes. Con la expansión del conocimiento sobre el papel multifacético del virus de Epstein-Barr en enfermedades benignas y malignas, decidimos centrar esta revisión en las afecciones relacionadas con este virus que son relevantes para dicho profesionales. Se realizó una búsqueda bibliográfica en PubMed y Google Scholar utilizando los términos MeSH de PubMed para el virus de Epstein-Barr/mononucleosis infecciosa en relación con las complicaciones y afecciones asociadas. En la presente revisión, estos incluyeron tres complicaciones tempranas; hepatitis, rotura esplénica y compromiso de la vía aérea, así como posibles afecciones tardías; cánceres linfoproliferativos, esclerosis múltiple, artritis reumatoide e infección crónica activados por el virus de Epstein-Barr. Esta revisión, por lo tanto, destaca los avances recientes en la comprensión de la patogénesis del virus de Epstein-Barr, centrándose en el diagnóstico, tratamiento, las complicaciones agudas, las indicaciones de referencia y las afecciones potencialmente asociadas.

Conclusiones

1) La hepatitis es una complicación temprana común y autolimitada de la mononucleosis infecciosa y debe controlarse con pruebas hepáticas en casos más sintomáticos. La ruptura esplénica es rara. La mayoría de los casos se ven dentro de las 3 semanas posteriores al diagnóstico de mononucleosis infecciosa y pueden ocurrir de forma espontánea. No hay consenso sobre el retorno seguro a las actividades físicas, y la evaluación ultrasónica del tamaño del bazo puede proporcionar la mejor estimación del riesgo. 

2) El compromiso de la vía aérea debido al agrandamiento de las amígdalas se encuentra en una minoría de pacientes y debe tratarse con corticosteroides sistémicos durante la hospitalización. 

3) La asociación entre los cánceres linfoproliferativos, especialmente el linfoma de Hodgkin y el linfoma de Burkitt, y la mononucleosis infecciosa están bien establecidas. 

4) La infección por el virus de Epstein-Barr/mononucleosis infecciosa como factor de riesgo para la esclerosis múltiple se ha documentado y puede estar relacionada con la susceptibilidad genética. La infección crónica por el virus de Epstein-Barr es rara. Sin embargo, un médico general debe ser consciente de esto como un diagnóstico diferencial en pacientes con síntomas persistentes de mononucleosis infecciosa durante más de 3 meses.

Introducción

El virus de Epstein-Barr (VEB) es un virus de ADN de doble cadena que pertenece a la familia Herpes y que es la causa principal de la mononucleosis infecciosa (IM), una infección común en todo el mundo con una prevalencia de vida del 90%  Los síntomas de IM, la llamada fiebre glandular, generalmente se manifiestan después de un período de incubación de cuatro a siete semanas, e incluyen fiebre, linfadenopatía y faringitis. La gran mayoría de los casos de IM son autolimitados con un pronóstico excelente, pero en casos raros se encuentran complicaciones agudas como la ruptura esplénica, la hepatitis y el agrandamiento severo de las amígdalas con obstrucción de la vía aérea.....

Leer el articulo completo


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a su  traducción al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-Farmacéutico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina