miércoles, 20 de junio de 2018

523- Problemas con los métodos para B12

Catherine F Hughes, Helene McNulty. Evaluar el estado de los biomarcadores de la vitamina B12 en el laboratorio, no es una solución simple. SAGE Annals of Clinical Biochemistry 2018, 55(2) 188–189. Nutrition Innovation Centre for Food and Health, School of Biomedical Science, Ulster University,  UK.

Editorial

La deficiencia de cobalamina (vitamina B12) causa anemia megaloblástica y enfermedad neurológica irreversible que si no se trata conduce a la muerte. La detección temprana y el tratamiento son esenciales. La deficiencia grave de vitamina B12 surge con la anemia perniciosa, una gastritis autoinmune caracterizada por mala absorción de B12 debido a la pérdida del factor intrínseco.  Un agotamiento más sutil de la vitamina B12 sin embargo, puede originarse de una gastritis atrófica leve que conduce a la producción reducida de ácido gástrico (hipoclorhidria); ello disminuyendo  la absorción de B12 de los alimentos debido al papel esencial de este ácido gástrico en la liberación de esta B12 de las proteínas de los alimentos.  

La  malabsorción de B12 ocurre comúnmente en los adultos mayores (hasta el 20%)  y conduce a la deficiencia subclínica, con evidencia metabólica del estado deficiente, pero sin la hematología clásica o signos neurológicos de esa deficiencia.  Cabe destacar que el bajo nivel de B12 que se encuentra en adultos mayores raramente es atribuible a la insuficiencia alimentaria y generalmente es el resultado de malabsorción relacionada con la gastritis atrófica o el uso de inhibidores de la bomba de protones u otros medicamentos supresores del ácido gástrico.  La evidencia emergente indica que el bajo (aunque no necesariamente deficiente) estado de biomarcador de B12 se asocia con un mayor riesgo de diversas enfermedades crónicas del envejecimiento, incluida la disfunción cognitiva, las enfermedades cardiovasculares y la osteoporosis. Por lo tanto, la evaluación del estado B12 y la corrección del estado bajo/deficiente deberían ser prioridades de salud pública.

El estado de la vitamina B12 se evalúa utilizando hasta cuatro biomarcadores: el directo (total B12 y holotranscobalamina-holoTC), y el funcional (homocisteína y ácido metilmalónico, MMA). La medición de vitamina total en suero B12 ha sido la prueba clínica estándar durante muchos años, la deficiencia de  B12 generalmente es en concentraciones  menores de 148 pmol/L; sin embargo, esto puede variar entre laboratorios. Para este propósito, generalmente se considera que el análisis microbiológico tiene buena sensibilidad para el diagnóstico de deficiencia clínica de B12 pero, debido a su naturaleza lenta y laboriosa, ha sido reemplazado en casi todos los laboratorios clínicos por ensayos automatizados de unión competitiva. Sin embargo la sensibilidad diagnóstica de algunos ensayos ha causado preocupación,  al informarse  resultados falsamente elevados  en pacientes con anemia perniciosa. ……….

Leer la editorial completa


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina





sábado, 16 de junio de 2018

522- Cancer de prostata: vigilancia activa

Stacy Loeb, Jeffrey J. Tosoian. Cáncer de prostata:  biomarcadores en vigilancia activa. Transl Androl Urol. 2018 Feb; 7(1): 155–159. Department of Urology, New York University, New York, NY, USA. The James Buchanan Brady Urological Institute, Johns Hopkins School of Medicine, Baltimore, MD, USA

Resumen

El uso de la vigilancia activa (AS: active surveillance) está aumentando para el cáncer de próstata de riesgo favorable. Sin embargo, sigue habiendo desafíos en la selección de pacientes para EA, debido a las limitaciones de la estadificación clínica actual. Además, los protocolos de monitorización que dependen de biopsias en serie son invasivos y presentan riesgos tales como la infección. Por estas razones, existe un interés sustancial en la identificación de marcadores que puedan usarse para mejorar la selección y el monitoreo de AS. En este artículo, revisamos la evidencia sobre marcadores de suero, orina y tejido en AS.

Introducción

Múltiples pautas ahora recomiendan la vigilancia activa (AS) como el enfoque preferido para el tratamiento del cáncer de próstata de bajo riesgo. Los ensayos aleatorizados no mostraron diferencias en el riesgo de mortalidad por cáncer de próstata entre el manejo conservador y el tratamiento radical en estos pacientes. La postergación de la terapia inicial tiene la ventaja adicional de permitir a los pacientes preservar la calidad de vida por años adicionales. Sin embargo, la utilización de AS ha sido altamente variable , y sigue siendo subutilizada en los Estados Unidos, debido a múltiples barreras tanto a nivel de paciente como de médico. Uno de los desafíos es optimizar la selección de pacientes para AS, dada la gran heterogeneidad dentro de las categorías de riesgo clínico y el riesgo conocido de clasificación errónea. Ya se encuentran disponibles varios marcadores que se pueden usar para refinar la clasificación de riesgos y ayudar con la decisión inicial de buscar AS.

Monitorear a los pacientes durante la AS sigue siendo otro desafío importante en la práctica contemporánea. Los cambios en el nivel total de PSA no son predictores confiables de los cambios subyacentes en las características de la biopsia durante la fase inicial de AS. Sin embargo, las estrategias de AS que se basan en la biopsia de próstata en serie, con frecuencia se asocian con la carga adicional del paciente y el riesgo de efectos secundarios. 

De particular preocupación es el aumento de las complicaciones infecciosas después de la biopsia, lo que corresponde a una prevalencia creciente de resistencia a los antimicrobianos en la comunidad. Existen varias alternativas que se han asociado con un menor riesgo de infección después de una biopsia de próstata, como el uso de profilaxis dirigida o el uso de un enfoque transperineal. Sin embargo, la biopsia sigue siendo un procedimiento invasivo y doloroso, así como una fuente de incumplimiento para los pacientes. Esto crea la necesidad de otros marcadores no invasivos que puedan usarse para ayudar con el control de los pacientes durante la AS. El propósito de este artículo es revisar los marcadores que se pueden usar para la selección y el control durante AS.

Marcadores en suero

Varios estudios han examinado la cinética del PSA (PSADT) durante la AS mediante puntos finales de la biopsia, con resultados principalmente negativos. En el programa AS de Johns Hopkins, nuestro grupo examinó la relación entre PSADT y los resultados de la biopsia de vigilancia durante un seguimiento medio de 2,9 años. La PSADT no se asoció significativamente con los hallazgos de la biopsia adversa, y el PSAV tuvo una tendencia no significativa (P = 0,06). Se informaron hallazgos similares en el programa Royal Marsden en el que el PSAV se asoció significativamente con la progresión histológica en el análisis univariable, pero no fue significativo en el modelo multivariable (p = 0,069).............................


Paginas relacionadas: N° 232, 365 y 386

(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina

viernes, 15 de junio de 2018

15 de Junio Día del Bioquímico

¡¡¡ Feliz Día Colegas !!!

Fecha instituida en recordación del nacimiento del doctor Juan Antonio Sánchez

El 15 de junio se conmemora en la República Argentina el Día del Bioquímico, en recordación del nacimiento del doctor Juan Antonio Sánchez, propulsor de la instauración de una profesión bioquímica con fuertes bases científicas y profesionales y  resulta ya impensable imaginar un equipo de atención de la salud sin la presencia del bioquímico.

" El Doctorado en Bioquímica propendió a realzar los valimientos de la carrera farmacéutica y a constituir no un doctorado más, sino a realizar la aspiración legítima de sellar la hermandad científica entre el bioquímico y el médico."  (Juan Antonio Sánchez, 1871-1953)

De: Amalia Beatriz Dellamea- Centro de Divulgación Científica, Facultad de Farmacia y Bioquímica - Universidad de Buenos Aires.

jueves, 14 de junio de 2018

521- Feocromocitoma y paraganglioma

Karel Pacak,Face, Sri Harsha Tella. Feocromocitoma y paraganglioma. Editors.South Dartmouth (MA): MDText.com.Inc, 2000. Section on Medical Neuroendocrinology, Eunice Kennedy Shriver NICHD, National Institutes of Health, Bethesda,  USA

Resumen

Los feocromocitomas y paragangliomas (PPGL) son tumores neuroendocrinos raros que surgen de las células cromafines de la médula suprarrenal o de los progenitores de la cresta neural localizados fuera de la glándula suprarrenal, respectivamente. Estos tumores se derivan del tejido simpático en las localizaciones abdominales adrenales o extra adrenales (PPGL simpáticos) o del tejido parasimpático en el tórax o la cabeza y el cuello (PPGL parasimpáticos). La presentación clínica es tan variable que un PPGL ha sido descrito como "el gran enmascarador". Los diversos signos y síntomas de los PPGL se atribuyen a las acciones hemodinámicas y metabólicas de las catecolaminas producidas y secretadas por estos tumores. Para una mejor comprensión de la sintomatología clínica de los PPGL, es necesario conocer la fisiología, la bioquímica y la biología molecular del tumor, que fueron discutidos en detalle en este capítulo. Si bien la mayoría de los PPGL son benignos, alrededor del 10% de los feocromocitomas y el 25% de los PGL son malignos. Las terapias dirigidas más nuevas para los PPGL metastásicos probablemente se basen en nuestra comprensión de la biología del tumor y el diseño de nuevos compuestos altamente específicos con menos efectos secundarios. Se ha realizado una extensa investigación en el campo de los PPGL en la última década que arroja luz sobre la etiología genética y las múltiples vías metabólicas posibles que conducen a estos tumores. En este artículo, detallamos la literatura actual sobre diagnóstico clínico y de laboratorio y manejo de PPGL con un enfoque especial en los avances recientes en el campo

Introducción

Los feocromocitomas y paragangliomas (PPGL) son tumores neuroendocrinos altamente vasculares que surgen de las células cromafines de la médula suprarrenal o sus progenitores de la cresta neural localizados fuera de la glándula suprarrenal, respectivamente. Se estima que los PPGL se producen en aproximadamente 2-8 de 1 millón de personas por año y aproximadamente el 0.1% de los pacientes hipertensos albergan un PPGL. Alrededor del 10% de los pacientes con PPGL presentan un incidentaloma suprarrenal. 

En la “Clasificación de tumores de la OMS” (cuarta edición-2017), según su ubicación/origen, estos tumores neuroendocrinos se clasifican como tumores de la médula suprarrenal y paraganglia extra suprarrenal. Derivan del tejido simpático en las localizaciones adrenales o extra adrenales (PPGL simpáticos) o del tejido parasimpático en el tórax o la cabeza y el cuello (PPGL parasimpáticos). Los PPGL simpáticos producen con frecuencia cantidades considerables de catecolaminas, y en aproximadamente el 80% de los pacientes, se encuentran en la médula suprarrenal. El 20% restante de estos tumores se localizan fuera de las glándulas suprarrenales, en los ganglios simpáticos paravertebrales y pre-vertebrales del tórax, el abdomen y la pelvis.

Los PPGL extra-adrenales en el abdomen surgen con mayor frecuencia de una acumulación de tejido cromafín alrededor del origen de la arteria mesentérica inferior (el órgano de Zuckerkandl) o la bifurcación aórtica. Por el contrario, la mayoría de los PPGL parasimpáticos son tumores cromafines negativos que se confinan principalmente en el cuello y en la base de la región del cráneo a lo largo de los nervios gástrico y vago, y solo el 4% de estos tumores secretan catecolaminas. Estos PGL de cabeza y cuello eran conocidos anteriormente como tumor glómico o tumores del cuerpo carotídeo. 

La mayoría de los PPGL representan tumores esporádicos y alrededor del 35% de los PPGL son de origen familiar, con aproximadamente 20 genes de susceptibilidad conocidos que los hacen más fuertemente hereditarios entre todos los tumores humanos..................

Leer el artículo completo

*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina

domingo, 10 de junio de 2018

520- Estudio de caso clínico: fracturas recurrentes

Ravinder Sodi1, David Hall. Un hombre con fracturas recurrentes y dolor en el pie. Clinical Chemistry, 2018;64(4): 639–644- Department of Biochemistry, Blood Sciences, Royal Lancaster Infirmary and Furness General  Hospital, University Hospitals of Morecambe Bay NHS Foundation Trust, Lancaster.

Caso:  Un médico de atención primaria telefoneó para preguntar sobre la importancia clínica de la fosfatasa alcalina disminuida (ALP) en un hombre de 54 años, lo que llevo a una investigación para determinar la causa del bajo nivel de ALP, que es una anomalía que siempre se ha  subestimado.  El paciente era un  militar veterano que actualmente trabaja como bombero. Sus registros mostraron que tenía antecedentes de múltiples fracturas a lo largo de su vida, incluida la clavícula derecha a los 12 años, la tibia izquierda con inflamación del ligamento rotuliano en la tuberosidad tibial (enfermedad de Osgood-Schlatter) a los 13 años y fracturas de la mano la derecha dedo anular cuando tenía 15 años. Informó dolor severo en el pie a partir de 2006 a la edad de 44 años. 

A los 50 años, dos exámenes radiográficos separados del pie mostraron osteonecrosis del segundo metatarsiano (enfermedad de Freiberg) y pérdida de densidad ósea. Alrededor de esta época, también informó una historia de 2 semanas de dolor intenso debajo del talón de su pie derecho. Todos estos fueron observados a pesar de que no se informó lesión o trauma externo. Sus medicamentos actuales incluyen el aerosol nasal de corticosteroides (furoato de mometasona) y dihidrocodeína,

Los registros del hombre revelaron que su ALP había sido baja en 5 ocasiones distintas en los últimos 8 años. No hubo evidencia bioquímica que sugiriera enfermedad ósea metabólica, hipotiroidismo o cualquier otra alteración electrolítica, y estaba normal en vitamina D. Los niveles de magnesio y vitamina B12 fueron marginalmente bajos, mientras que el zinc estuvo dentro de los límites de referencia. La ferritina se elevó, probablemente debido a la respuesta de fase aguda por las fracturas. La microalbuminuria se informó en 2 ocasiones. No hubo evidencia de diabetes mellitus. 

Dado su historial de fracturas, enviamos una muestra de plasma a un laboratorio especializado para obtener un perfil de vitamina B6. La concentración de piridoxal 5'-fosfato (PLP) aumentó notablemente para un paciente no suplementado con vitamina B6, dando un aumento de la proporción de ácido PLP a ácido piridoxico (PA) (referencia, menor de 5 usando unidades SI) 

Preguntas a considerar:

¿Cuáles son las posibles causas de la baja actividad de ALP en la sangre (hipofosfatasemia)?
¿Cómo se debe investigar la hipofosfatasemia?
¿Qué condición clínica se asocia con hipofosfatasemia y concentración elevada de PLP?

Dicusión:    Causas de hipofosfatasemia

En el caso de  la hipofosfatasemia es necesario un enfoque sistemático para la investigación, comenzando con las causas para las cuales las pruebas de laboratorio están ampliamente disponibles. Los intervalos de referencia para ALP dependen del ensayo y están relacionados con la edad y el sexo  La ALP es más alta en recién nacidos, aumenta aún más durante el crecimiento y la pubertad, y disminuye hasta llegar a las concentraciones adultas después de que el crecimiento se ha completado.  Muchos laboratorios clínicos pueden informar solo un intervalo de referencia para adultos y, en consecuencia, algunas afecciones en personas más jóvenes pueden no diagnosticarse si sus concentraciones están dentro del intervalo de referencia del adulto, pero son inadecuadamente bajas para su edad. La deficiencia de zinc y magnesio, que son cofactores de la enzima ALP, son causas conocidas y siempre deben excluirse...........

Leer el artículo completo

*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina

martes, 5 de junio de 2018

519- Cancer de cuello uterino y SIDA

Rahel G. Ghebre, Surbhi Grover, Melody J. Xu, Linus T. Chuang, Hannah Simondsg. Control del cáncer cervico-uterino en mujeres infectadas por el VIH:  pasado, presente y futuro.  Gynecol Oncol Rep. 2017 Aug; 21: 101–108. University of Minnesota Medical School, Minneapolis, USA.

Resumen

Desde el reconocimiento inicial del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) en 1981, se identificó una mayor frecuencia de cáncer de cuello uterino entre las mujeres positivas para el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). La introducción de la terapia antirretroviral (TAR) disminuyó los riesgos de infecciones oportunistas y mejoró la supervivencia general. Las mujeres infectadas por el VIH viven más tiempo. La introducción de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), el cribado del cáncer cervicouterino y el diagnóstico precoz brindan oportunidades para reducir la mortalidad asociada al cáncer cervicouterino. En línea con los Objetivos de Desarrollo Sustentable 2030 para reducir la mortalidad por enfermedades no transmisibles, es necesario intensificar los esfuerzos para centrarse en los países de alta frecuencia dentro del África subsahariana (ASS). A pesar de las limitaciones de recursos en SSA, existen oportunidades para mejorar el control del cáncer.

1. VIH y cáncer de cuello uterino: los primeros años (1980-2000)

La historia del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y su relación con el cáncer comenzó con las primeras descripciones del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). En agosto de 1981, un informe publicó un enlace del sarcoma de Kaposi (KS) en el contexto de otras infecciones oportunistas y esto pronto se reconoció como un sello distintivo del SIDA. El Centro para el Control de Enfermedades (CDC) identificó el linfoma no Hodgkin (LNH) como el segundo cáncer más común y lo incluyó como parte de las afecciones definitorias del SIDA en 1985. A diferencia del KS y el LNH, la mayor incidencia de cáncer invasivo de cuello uterino solo se hizo evidente ahora; finalmente, en 1993, el cáncer cervicouterino se convirtió en una enfermedad definitoria de SIDA entre las mujeres con VIH. Al principio de la era del VIH, la historia del cáncer de cuello uterino y su impacto en la supervivencia de las mujeres seropositivas se vio ensombrecida por el enfoque inicial en los hombres. 

En 1983, el CDC informo sobre SIDA en dos mujeres cuyo único factor de riesgo era la exposición sexual a hombres con diagnóstico de SIDA. Los informes iniciales sobre la enfermedad cervical en mujeres VIH positivas notaron una mayor prevalencia de la enfermedad del virus del papiloma humano (VPH) y la displasia cervical entre mujeres VIH positivas en comparación con mujeres VIH negativas.  En un estudio de 114 mujeres que evaluaban la displasia cervical y el cáncer, 37 mujeres menores de 50 años tenían cáncer cervicouterino, el 19% eran VIH positivas y presentaban un estadio más avanzado en el momento del diagnóstico. 

Además, entre las mujeres sanas con VIH, el recuento medio de células CD4 fue de 362 células/μl, que estaba por encima del límite para las enfermedades definitorias del SIDA. En la misma cohorte, los hallazgos respaldaron una lesión más avanzada, multifocal y más grande de neoplasia intraepitelial cervical (NIC) entre las mujeres VIH-positivas en comparación con las mujeres VIH-negativas. Estos tres hallazgos se corroborarán más tarde en estudios de cohortes más grandes. El mayor período de latencia que condujo al desarrollo de cáncer de cuello uterino, incluso en mujeres inmunodeficientes, contribuyó a la percepción temprana de una menor incidencia de cáncer de cuello uterino entre las mujeres VIH-positivas.

Leer el artículo completo

(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina