miércoles, 15 de agosto de 2018

534- Vasculitis-ANCA

TY Avery , J Bons , P van Paassen, J Damoiseaux. El algoritmos diagnóstico ANCA en la práctica clínica: evidencia, experiencia y efectividad. Lupus, 2016; 25: 917–924. Sage Journal.  Central Diagnostic Laboratory, Maastricht University Medical Center and  Department of Internal Medicine, Maastricht University Medical Center, Maastricht, The Netherlands.

Resumen

La detección de anticuerpos citoplásmicos antineutrófilos (ANCA) asociados a vasculitis (AAV) se basa en inmunofluorescencia indirecta (IIF) de neutrófilos fijados en etanol y con reactividad hacia mieloperoxidasa (MPO) y proteinasa 3 (PR3). De acuerdo con el Consenso iIternacional para las pruebas de ANCA, su presencia debe al menos ser examinada por IIF y, si es positiva, ser confirmada por inmunoensayos específicos del antígeno. Desde el establecimiento de este Consenso, nuevas tecnologías están disponibles y esto ha desafiado el posicionamiento de IIF en el algoritmo de prueba para AAV. En este documento, resumimos las novedades en el diagnóstico de ANCA y discutimos las posibles consecuencias de estos desarrollos para los diferentes algoritmos de ANCA que se aplican actualmente en los laboratorios de clínicos. La posibilidad de reemplazar los ensayos ANCA por nuevos métodos se ilustran con nuestros datos obtenidos en la práctica clínica diaria. Eventualmente, se cuestiona si es necesario cambiar el mencionado Consenso  y si  el IIF se debe descartar por completo, o se puede usar como un ensayo de confirmación en lugar de un ensayo de detección. Ambas alternativas requieren que las solicitudes ANCA para AAV puedan separarse de las solicitudes ANCA para enfermedades autoinmunes gastrointestinales..

Introducción

Los anticuerpos anticitoplasma de neutrófilo (ANCA) se han reconocido como autoanticuerpos clínicamente relevantes durante más de 50 años.  Los ANCA se detectaron originalmente por inmunofluorescencia indirecta (IIF) en neutrófilos fijados con etanol y se revelaron con dos patrones principales: tinción citoplásmica granular (C-ANCA) o tinción perinuclear (P-ANCA)   

Aunque el ANCA se puede encontrar en múltiples enfermedades autoinmunes, el reconocimiento de  proteinasa 3 (PR3) y  mieloperoxidasa (MPO) son los autoantígenos dominantes en la vasculitis de vasos pequeños que han vinculado las pruebas del ANCA con las llamadas vasculitis asociadas al ANCA-(AAV): (granulomatosis con poliangeítis, poliangeítis microscópica y granulomatosis eosinofílica con poliangitis). Sin embargo, el ANCA con otras especificidades antigénicas menos definidas también tienen un valor agregado en el diagnóstico de enfermedades inflamatorias del intestino y enfermedades hepáticas autoinmunes. 

A fines del siglo pasado, para el caso de la AAV, los requisitos mínimos incluían el cribado con IIF en neutrófilos fijados con etanol y, si era positivo, seguimiento con ensayos inmunoabsorbentes ligados a enzimas (ELISA) específicos de antígeno que permiten la detección de ANCA PR3 y MPO. Preferentemente, todas las muestras de diagnóstico se prueban tanto con IIF como con ELISA semi- cuantitativa ………………….

Leer el artículo completo


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina


viernes, 10 de agosto de 2018

533- Sindrome antifosfolipidico

Deepa R.J. Arachchillage, Mike Laffan. Patogénesis y tratamiento del síndrome antifosfolípido.  British Journal of Haematology, 2017; 178:181–195. Wiley & Sons Ltd Department of  Haematology, Imperial College Healthcare NHS Trust and Imperial College London, Hammersmith Hospital, London,  UK.

Resumen

Los anticuerpos antifosfolípidos son un grupo heterogéneo de autoanticuerpos que tienen claras asociaciones con la trombosis y la morbilidad del embarazo, y que en conjunto constituyen el "síndrome antifosfolípido" (SAF). Sin embargo, la fisiopatología de estas complicaciones no se conoce bien y su heterogeneidad sugiere que pueden estar involucrados más de un proceso patogénico. El diagnóstico sigue siendo una combinación de análisis de laboratorio y observación clínica, pero ha habido avances significativos en la identificación de características patogénicas específicas, como anticuerpos anti-β2-glicoproteína I específicos del dominio I. Esto a su vez ha apuntado a la activación endotelial y al complemento como factores importantes en la patogénesis de SAF. Por consiguiente, aunque la anticoagulación sigue siendo el tratamiento estándar para SAF trombótica y durante el embarazo, la comprensión de que estas vías adicionales pueden estar involucradas en la patogénesis de SAF tiene implicaciones significativas que se encuentran en evaluación y representan un cambio radical en su tratamiento. Actualmente se considera que los agentes que actúan fuera del sistema de coagulación, como la hidroxicloroquina para las complicaciones del embarazo y el sirolimus como inhibidor de la rapamicina (mTOR) estarían involucrados La anticoagulación convencional también está siendo desafiada por nuevos anticoagulantes de acción directa. Esta revisión proporcionará una visión general completa de la evolución sobre la comprensión de la patogénesis de SAF y cómo esta y nuevas terapias alterarían el diagnóstico y tratamiento.

Introducción

El síndrome antifosfolípido (SAF) se caracteriza por trombosis vascular y/o pérdida o morbilidad del embarazo en asociación con la positividad persistente de autoanticuerpos conocidos como anticuerpos antifosfolípidos (aFL). La trombosis vascular puede ser arterial, venosa de pequeño tamaño, en cualquier tejido u órgano y debe ser objetivamente confirmada mediante hallazgos inequívocos de estudios de imagen o histopatología apropiados. La trombosis en SAF no debería mostrar signos de inflamación en la pared del vaso.  Aunque muchos pacientes con SAF tienen un trastorno autoinmune asociado, los eventos trombóticos en el SAF no están acompañados por evidencia histológica de inflamación de la pared del vaso. No obstante, los mediadores inflamatorios y las respuestas inflamatorias en células endoteliales, monocitos y neutrófilos están implicados en la patogénesis de SAF. Los Criterios de Consenso Internacional  se diseñaron para estudios clínicos científicos pero se han adaptado para el diagnóstico de SAF en la práctica clínica habitual. Las pautas del British Committee for Standards in Haematology (BCSH) adoptan criterios similares para el diagnóstico del SAF trombótico y obstétrico........

Leer el artículo completo

(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina




domingo, 5 de agosto de 2018

532- Estudio de caso clínico: Trombocitopenia

Min Yu, David E. Bruns, Jerry A. Katzmann, Lawrence M. Silverman, David L. Murray.    Banda IgG-Kappa restringida y Alpha-Heavy-Chain libres en un hombre asintomático de 62 años  Chemistry 2018; 64:2265–269. Division of Laboratory Medicine, Department of Pathology, University of Virginia School of Medicine and Health System, Charlottesville, VA.

Caso

Un paciente de Virginia de 62 años que gozaba de buena salud, se sometió a pruebas de rutina y tuvo un recuento de plaquetas reducido de 124 k/μL (intervalo de referencia: 150-450 k/μl). No había evidencia de hematomas o sangrado, ni antecedentes familiares de trombocitopenia. Su peso era estable y no tenía quejas de dolor ni síntomas gastrointestinales, musculoesqueléticos o hematológicos. Negó fatiga, fiebre, escalofríos y transpiración nocturna. Los antecedentes médicos anteriores incluyeron hipotiroidismo y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El examen físico no fue relevante.  

Las pruebas de laboratorio informaron: hemoglobina de 13.8 g/dL (intervalo de referencia: 14.0-18.0 g/dL), volumen medio de glóbulos rojos de 98.1 fL (intervalo de referencia: 83.0-95.0 fL), potasio plasmático  4.1 mmol/L (intervalo de referencia: 3.5-4.5 mmol/L), calcio 8.8 mg/dL (intervalo de referencia: 8.8-10.5 mg/dL), albúmina 4.23 g/dL (intervalo de referencia: 3.4-5.0 g/dL) y fosfatasa alcalina 61 U/L (intervalo de referencia: 40-150 U/L). La revisión de un frotis de sangre periférica no encontró evidencia obvia de pseudo-trombocitopenia. La ferritina sérica fue de 53 ng/ml (intervalo de referencia: 20-275 ng/ml) y la saturación de hierro fue del 18% (intervalo de referencia: 16% -48%).  Con relación a las bandas de electroforesis ver detalle en el articulo

Preguntas a considerar:

1-¿Qué pruebas son apropiadas para evaluar la trombocitopenia leve asintomática?
2-¿Cuáles son los hallazgos clínicos y de laboratorio esperados en la enfermedad de cadena pesada alfa?
3-¿Cuál es la explicación probable del hallazgo por inmunofijación (IFE) de una cadena pesada alfa libre en este paciente?
4-¿Qué otras pruebas de laboratorio realizarías para caracterizar la banda alfa-cadena pesada encontrada por IFE?.

Discusión

Para evaluar trombocitopenia leve asintomática, el primer paso en el laboratorio es descartar pseudo-trombocitopenia repitiendo el conteo sanguíneo completo y revisando el frotis de sangre periférica. Si se observa aglutinación de plaquetas, el recuento de plaquetas puede repetirse con la sangre recogida en un tubo de citrato de sodio para evitar la aglutinación que a veces se observa en los tubos de recolección con EDTA. 

Las causas patológicas más comunes para la trombocitopenia asintomática en pacientes ambulatorios incluyen inmuno-trombocitopenia, enfermedad hepática e infecciones con el VIH, y el virus de la hepatitis C. Se dispone de pruebas de laboratorio específicas para todas estas, excepto la trombocitopenia inmunomediada, que en gran parte es un diagnóstico de exclusión.  Se ha informado que la trombocitopenia inmune está presente en pacientes con mieloma múltiple o gammapatía monoclonal de significado indeterminado..

Leer el artículo completo


(*) Una vez que esta en la pagina del articulo, pulsando el botón derecho puede acceder a la traducción del mismo al idioma español. Este blog de bioquímica-clínica está destinado a profesionales bioquímicos y médicos; la información que contiene es de actualización y queda a criterio y responsabilidad de los mencionados profesionales, el uso que le den al mismo. Las páginas de este blog se renuevan cada 5 días en forma automática. Cordiales saludos. 
Dr. Anibal E. Bagnarelli, Bioquímico-UBA. Ciudad de Buenos Aires, Argentina